10 remedios naturales para el herpes zóster

Qué es el Herpes Zóster

La culebrilla o herpes zoster es una erupción de sarpullido o ampollas en la piel. Es causada por el virus de la varicela-zoster, el mismo que causa la varicela. Después, de tener varicela, el virus permanece en su cuerpo. Puede que no cause problemas por muchos años, pero a medida que envejece el virus puede reaparecer como culebrilla.

Es contagiosa el Herpes zóster

El herpes zóster (la culebrilla) no es contagiosa, pero alguien con culebrilla puede contagiar la varicela. Si ha tenido varicela ni se ha puesto la vacuna contra la varicela, o cualquier persona que pueda tener un sistema inmunitario débil.

Si usted tiene culebrilla (herpes zóster), trate de evitar acercarse a quienes no hayan tenido varicela o no se hayan puesto la vacuna contra la varicela, o cualquier persona que pueda tener un sistema inmunitario débil

Quien está en riesgo de contraer la culebrilla

Cualquier persona que haya tenido varicela corre el riesgo de contraer culebrilla. Pero este riesgo aumenta a medida que envejece. La culebrilla es más común en personas mayores de 50 años de edad.

Las personas con sistema inmunitarios débiles corren un mayor riesgo de tener culebrilla. Esto incluye aquellos que:

  1. Tienen enfermedades del sistema inmunitario como el VIH/SIDA.
  2. Tienen ciertos tipos de cáncer.
  3. Toman algún medicamento inmunosupresor después de un trasplante de órgano.
  4. Su sistema inmune puede estar debilitado cuando tienen una infección o esta estresado. Esto puede aumentar el riesgo de contraer la enfermedad.
  5. Es raro contraer culebrilla más de una vez, pero puede ocurrir.

Cuáles son los síntomas del Herpes Zoster

Los primeros signos de culebrilla incluyen ardor dolor punzante y hormigueo o picazón. En general, se presenta a un lado del cuerpo o la cara. El dolor puede ser de leve a muy severo.

Entre 1 a 14 días después, tendrá una erupción. Esta consiste en ampollas que generalmente duran entre 7 a 10 días. El sarpullido suele presentarse en una sola banda alrededor del lado izquierdo o derecho del cuerpo. En otros casos, la erupción ocurre en un lado de la cara. En raras ocasiones, usualmente en personas con sistemas inmunitarios debilitados, la erupción puede estar más extendida y parecerse a una erupción de varicela.

Algunas personas también pueden presentar otros síntomas como:

  • Dolor de cabeza.
  • Fiebre, sensación de ardor.
  • Escalofríos.
  • Dolor abdominal.
  • Ganglios inflamados y hormigueo en el área afectada.

Cuáles son las complicaciones de la culebrilla

El herpes zóster puede causar ciertas complicaciones tales como:

Neuralgia postherpética

Es la complicación más común de la culebrilla. Causa dolor intenso en las áreas donde tuvo la erupción de culebrilla. En general, mejora en unas pocas semanas o meses, pero en algunas personas pueden tener dolor por neuralgia posherpetica durante muchos años y puede interferir con la vida diaria.

Pérdida de visión

Si la culebrilla afecta su ojo puede tener perdida de la visión y puede ser temporal o permanente.

Problemas de audición o equilibrio

Son posibles si tiene culebrilla dentro o cerca de su oído. También puede tener debilidad de los musculo en ese lado de la cara, estos problemas pueden ser temporales o permanentes.

Neumonía

En muy raras ocasiones, la culebrilla también puede causar neumonía, inflamación del cerebro (encefalitis) o la muerte.

Como se diagnostica el Herpes Zoster

En general su médico puede diagnosticar la culebrilla viendo su historia clínica y observando la erupción. En algunos casos, puede sacar una muestra del tejido de la erupción o del líquido de las ampollas y enviarlas a un laboratorio para su análisis. Si el médico no está seguro, puede hacer pruebas de ADN, genéticas, hereditarias y cultivos de virus.

Para aclarar la situación deberías realizarte un análisis de sangre.

Cuáles son los tratamientos para el Herpes Zoster

No existe una cura para la culebrilla. Los medicamentos anti virales pueden ayudar a que el brote sea más corto y menos severo. También puede ayudar a prevenir la neuralgia postherpética. Los medicamentos son más efectivos si puede tomarlos dentro de los tres días posteriores a la aparición de la erupción. Por ello, si cree que podría tener culebrilla, hable con su proveedor de atención médica lo antes posible.

Los analgésicos también pueden ayudar con el dolor. Una toalla fría, loción de calamina y baños de avena pueden ayudar a aliviar parte de la picazón.

Se puede prevenir el Herpes Zoster

Existen vacunas para prevenir la culebrilla o disminuir sus efectos. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que los adultos sanos de 50 años o más reciban la vacuna Shingrix. Usted necesita dos dosis de la vacuna, separadas entre dos a seis meses. Otra vacuna, Zostavax, se puede usar en ciertos casos.

Que es el Herpes Zoster, curas y tratamientos pulsa aqui para ver el video

10 remedios caseros contra el virus del Herpes Zoster

A continuación te daremos algunos remedios caseros para el herpes que pueden ser un excelente complemento para el tratamiento farmacológico que lo trata. Hay que tomar en consideración que la única manera de controlar el herpes de manera totalmente efectiva es utilizando los medicamentos recetados por un médico y, consumiendo algunos remedios caseros, se puede reducir considerablemente la aparición de las llagas.

Estos remedios pueden acelerar la reducción y posterior curación del herpes zoster, siempre y cuando acompañen al tratamiento farmacológico adecuado. También te daremos algunas recomendaciones para prevenir y tratar el herpes.

En la naturaleza encontrarás una serie de remedios efectivos como el limón, el aceite del árbol de té, o el aloe vera.

Remedios caseros para el tratamiento del herpes zoster:

1. Propóleo

2. Zarzaparrilla

3. Hierba Mora

4. Té Negro

5. Flor de Caléndula

6. Jarabe de Bardana

7. Ajo

8. Limón

9. Aloe Vera

1. Propóleo

El propóleo contiene excelentes propiedades cicatrizantes que ayudan a tratar las llagas que aparecen cuando se padece de herpes, reduciendo la inflamación y regenerando rápidamente el tejido dañado. También contiene propiedades antivirales, lo cual permite controlar y reducir la presencia del virus y con ello la manifestación de llagas o picazón.

El propóleo es de fácil acceso, puedes conseguirlo en cualquier tienda naturista. Se puede utilizar aplicándolo de forma tópica sobre las heridas, usando 3 o 4 gotas por día. Si se tiene antecedentes alérgicos es muy recomendable que consultes a un médico especialista, en aras de evitar reacciones adversas.

2. Zarzaparrilla

La zarzaparrilla o zarzuela contiene propiedades antiinflamatorias, lo cual la convierte en un aliado excelente para tratar el herpes. Asimismo, contiene características cicatrizantes que benefician la regeneración de tejidos, a disminuir la irritación y picazón que ocasionan los brotes de VHS.

La zarzaparrilla se consume en té, utilizando hojas de esta planta para realizar la infusión. Se puede acompañar con miel para endulzar, ya que esta contiene propiedades antisépticas. Puedes consumir dos o tres tazas por día.

Otro método para tratar el herpes con zarzaparrilla es aplicándolo tópicamente sobre las heridas, como una especie de crema o pomada que se hace a base de sus frutos. También se recomienda hacer esto tres veces al día.

3. Hierba Mora

La hierba mora o tomatillo del diablo es excelente para eliminar afecciones de la piel como el herpes y culebrilla debido a sus propiedades cicatrizantes, antisépticas, analgésicas y antiinflamatorias.

Para consumirlo necesitas cinco hojas de hierba mora y preparar una infusión, que consumirás de dos a tres veces por día. Puedes utilizar las hojas hervidas de hierba Mora como cataplasma sobre la región afectada.

4. Té Negro

El té negro es utilizado desde tiempos ancestrales para tratar todo tipo de enfermedades gracias a sus propiedades antiinflamatorias, antisépticas y cicatrizantes. En este caso se debe aplicar de forma tópica para ayudar a reducir la picazón que ocasiona el herpes.

Solo necesitas dos bolsas de té negro y medio litro de agua. Cuando el té esté tibio aplícalo sobre las heridas que tengas.

5. Flor de Caléndula

La flor de caléndula es un excelente remedio para tratar la inflamación y picazón ocasionadas por el herpes. También debe aplicarse de forma tópica sobre las heridas, utilizando un trozo de algodón o gasa antiséptica. La aplicación de caléndula debe ser durante un tiempo estimado de diez a quince minutos.

Esto se debe a sus propiedades antisépticas, antiinflamatorias y analgésicas. La caléndula es utilizada para todo tipo de infecciones cutáneas y puede consumirse también su infusión, con un poco de azúcar.

6. Jarabe de Bardana

El jarabe de bardana puede consumirse tres veces al día para controlar el herpes. Este puede prepararse en casa, utilizando miel, agua y una hoja de bardana.

Simplemente coloca la bardana en agua hirviendo durante quince minutos, posteriormente mezcla con la miel, componiendo una mezcla homogénea, que puedes consumir tres veces por día para reducir la inflamación y la picazón.

El jarabe de bardana combina las propiedades antisépticas de la miel con las características cicatrizantes y antibacterianas y analgésicas son un excelente remedio para tratar el herpes.

7. Ajo

El ajo es reconocido como uno de los más poderosos antibióticos naturales que existen. No solamente tiene propiedades antisépticas, sino que puede ser utilizado para tratar todo tipo de enfermedades, entre las que se pueden mencionar las cardiovasculares y en este caso, las dermatológicas.

Como el herpes es una enfermedad que se manifiesta en la piel, puedes frotar un diente de ajo sobre la región afectada, o preparar un poco de aceite de ajo casero utilizando aceite vegetal y ajo licuado para preparar la mezcla.

Una medida que ayuda a prevenir la aparición de las llagas y a prevenir todo tipo de enfermedades es consumir un diente de ajo entero al día. Ten cuidado con el ajo, pues su olor es muy fuerte y puede ocasionar mal aliento en caso de comerlo o causar aromas desagradables al utilizarlo de forma tópica.

8. Limón

El limón es una fruta que goza de poderosas propiedades antisépticas en todos los sentidos. Puedes aplicarlo sobre la piel con un algodón y esperar a que seque. Debes tener mucho cuidado de no aplicarlo antes de salir de casa, pues este puede manchar la piel si entra en contacto con la luz del sol.

9. Aloe Vera

El Aloe Vera ha sido conocido desde siempre como uno de los más poderosos cicatrizantes que existen. De hecho, aplicarlo sobre una herida puede ayudar a sanarla, cicatrizarla y hacer que desaparezca en tiempo récord.

Esto se debe a sus propiedades antiinflamatorias, cicatrizantes y antisépticas. Puedes cortar un trozo de aloe y aplicarlo sobre la piel, o preparar una pomada con esta poderosa planta dos veces al día, dejando que se seque sobre la piel para evidenciar los resultados.

10. Aceite del árbol del té

Tienes que poner un poco de aceite de árbol de té en un bastoncillo de algodón y aplicarlo directamente sobre la llaga. Debes realizarlo al despertar y al acostarte. Hará que la llaga se seque y desaparezca por completo. Seca bien la zona al finalizar el tratamiento. Esto funciona porque éste aceite esencial posee fuertes propiedades antivirales que matan con éxito el herpes y secan la costra.

Otras recomendaciones para tratar el herpes

Además de la aplicación de estos remedios caseros para reducir progresivamente sus efectos, te damos algunas recomendaciones que pueden ayudarte a prevenir el contagio de herpes. Lamentablemente, esta enfermedad puede transmitirse por el simple contacto. Por eso te recomendamos usar protección, lavar bien tus manos, ser cuidadoso en lugares públicos y evitar compartir utensilios de uso personal con otras personas.

Debes saber que la rapidez es fundamental para la mejora del herpes. Cuanto antes empieces mejor funcionará el remedio.

Aunque no existe cura para el herpes, los tratamientos pueden aliviar los síntomas. Los medicamentos y recetas naturales pueden disminuir el dolor y hacer más breve el brote de herpes.

El doctor te recetará una serie de medicamentos que funcionan, aunque quizás puedas sufrir algún efecto secundario.

Hielo: Frota un cubo de hielo sobre la úlcera para reducir la inflamación y el picor. Evita rascarte más. Repite esto un par de veces al día. Nada funciona tan bien como el hielo para muchos problemas simples e irritaciones. Recuerda secar bien al finalizar. El hielo reducirá la inflamación y hará que las heridas sanen.